César Paradas Montesinos

Lucia Quispe, administradora de CINCA: “Tenemos mucho miedo de que el hermano Andrés no regrese a Bolivia”.

img-20161209-wa0001-1

 

Los chicos y chicas beneficiarios del Centro Integral de Niños y Niñas de la Calle (CINCA), fundado y sostenido por el Verbo Divino en La Paz – Bolivia, se reunieron ayer en el aeropuerto de esa ciudad andina para despedir al hermano Andrés Lorenzo Calzón, que ha viajado a Madrid para tomar un periodos de descanso y atender su salud.

“Tenemos mucho miedo de que el hermano Andrés no regrese. Es uno de los misioneros que vi que pone todo el cariño y amor por los más necesitados, en este caso por los niños y niñas desprotegidas y en riesgo de exclusión social”, ha dicho Lucía Quispe.

Un temor que se extiende hasta los corazones de todos quienes han formado parte de la vida de Andrés durante su historia misional en aquellas tierras. ¿Qué mejor regalo puede recibir un misionero?, ver que su misión ha tenido frutos, y justamente hoy cuando Andrés llega al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid Barajas, un grupo de esos ya no “tan niños bolivianos”, se gradúa de bachiller gracias a la obra de nuestro hermano Andrés.

Would you like to…?

Use the Divi Builder…

to design your pop-up!

Donec rutrum congue leo eget malesuada. Curabitur non nulla sit amet nisl tempus convallis quis ac lectus. Cras ultricies ligula sed magna dictum porta. Curabitur aliquet quam id dui posuere blandit. Proin eget tortor risus.