La Navidad nos proporciona la clave para descifrar
algunos profundos misterios de nuestra existencia.

“Los hombres se preguntaban angustiados
el por qué del dolor y de la humillación,
el porqué de la pequeñez sentida y padecida,
qué sentido tiene el sufrimiento
de los últimos de la tierra.

Los hombres le preguntaban a Dios.
Y Dios guardaba silencio.

Los hombres buscaban argumentos
para eximir a Dios de los desordenes
de la historia. Pero ninguna respuesta
podía silenciar las preguntas que nacían
de las raíces del corazón dolorido.

Ahora, en la Navidad, habla Dios.
Y el hombre guarda silencio.
Ya no pregunta más. Se limita a escuchar
la narración del acontecimiento
de la dulzura divina y humana:
Dios nació, pequeño; Dios se hizo Historia;

Dios se apellida “pesebre”.

Feliz Navidad, porque la Palabra, el Verbo Divino se hizo hombre.

Euquerio F

Would you like to…?

Use the Divi Builder…

to design your pop-up!

Donec rutrum congue leo eget malesuada. Curabitur non nulla sit amet nisl tempus convallis quis ac lectus. Cras ultricies ligula sed magna dictum porta. Curabitur aliquet quam id dui posuere blandit. Proin eget tortor risus.