Por ser 24, Romero

romero-2011

A la derecha del Resucitado, con gafas muy sobresalientes, con sotana clara: Romero. La foto que saqué en nuestra casa de Estella la conseguí a distancia con un sencillo zoom; la conservo como oro en paño. Me apasiona la personalidad de Óscar Romero, tremendo discípulo de Jesucristo de hace pocos años, allá en El Salvador. Lo mataron el 24 de marzo a las horas de gritar esta frase:

“En nombre de Dios, pues,
y en nombre de este sufrido pueblo,
cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos,
les suplico,
les ruego,
les ordeno, en nombre de Dios:

¡cese la represión!”

Romero es el santo de mi devoción, junto a San Juan de la Cruz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.