La Capellanía Filipina, en Madrid, reza por las víctimas del tifón en Filipinas

“He venido a rezar por nuestros compatriotas fallecidos y por los cientos de miles de víctimas del tifón que sacudió a nuestro país. Algunos de nosotros han perdido familiares y es una situación dolorosa para todos. Queremos encomendarles a Dios en la misa de hoy”, confesó una joven filipina.

La lluvia y el frío no impidieron acudir a nadie a la misa de ayer. Vinieron de todas partes de Madrid para rezar por el descanso eterno de los fallecidos y mostrar su solidaridad con los afectados. La Iglesia estaba llena a rebosar. Mucha gente se quedó fuera. La luz del cirio pascual y la de decenas de velas coladas en el altar, iluminaban el rostro de centenas de filipinos presentes en la misa, afligidos por el dolor causado por el tifón que arrasó el centro del país y que se estima dejó unos 3.600 muertos, varios desaparecidos e  infraestructuras destruidas.

A pesar del dolor, desde la esperanza cristiana, todos están convencidos de que la muerte no tiene la última palabra sobre el hombre. “La vida florece en medio de la muerte”. Estas fueron las palabras de D.  César Augusto Franco Martínez, Obispo Auxiliar de Madrid, que presidió la Eucaristía. “No debemos quedarnos sólo con esas imágenes, de caos, de muerte, de destrucción y de catástrofe que afectan tanto a la sensibilidad”, dijo el Obispo. “Hay una imagen que debe permanecer siempre viva, en lo más profundo de nuestro corazón, que es la resurrección y la vida”, añadió.

Cap 4

Anatolia Calvez, una mujer filipina de unos 60 años, comentó que ha perdido algunos familiares. “Es una situación difícil de aceptar. Estamos desesperados. Todo lo que nos queda es la fe y esperanza en un Dios que nos quiere, tanto en momentos difíciles como en los momentos buenos. Me siento reconfortada  viniendo a esta misa”, confesó.

La misa tuvo lugar en la Parroquia Nuestra Señora del Espino/Madrid, donde se reúne habitualmente la comunidad filipina para celebrar su misa dominical. Concelebraron también el Provincial de los Misioneros del Verbo Divino, Adolfo del Valle,  El Vicario Episcopal de la VIII, Javier Cuevas, el Delegado de la Pastoral de Migraciones, D. Antonio Martínez Rodrigo, el párroco de Nuestra Señora del Espino, D. Rosendo y 3 otros sacerdotes.

cap 3

Estuvo también presente el embajador de Filipinas en España, D. Carlos Salinasen, que agradeció el Estado y la Iglesia española por las ayudas recibidas y las oraciones ofrecidas por las victimas del tifón.

Al final de la misa, en un tono emotivo, el capellán, Vicente Jun Castro, rezó en tagalo, por los miembros de la comunidad que habían perdido familiares en el trágico suceso. El Padre Jun dio las gracias al obispo y todos los amigos que se unieron a la comunidad filipina para rezar en estos momentos difíciles para el pueblo filipino.

cap 2

Modesto Munimi, SVD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.