Mi casa rincón por rincón… y más

Camino de la liberación de Latinoamérica

pao_de_a.l.1Otro de los grandes “paños” que cuelgan de las paredes de mi casa, que es la tuya, es el dedicado a la defensa de los derechos humanos en América Latina. También fue seleccionado y premiado por la organización alemana MISEREOR. El autor es Adolfo Pérez Esquivel, arquitecto argentino y Premio Novel de la Paz en el año 1980. Este majestuoso Paño representa la decimoquinta estación del Viacrucis. Las otras catorce estaciones tradicionales de la pasión de Jesús, hacen alusión a la historia dolorosa de las gentes de América Latina. Ayer, 16 de noviembre, se ha cumplido el vigésimo aniversario del asesinato en El Salvador del P. Ignacio Ellacuría. Un hombre que se entregó a la causa de los últimos. Optó por reflexionar desde la realidad de los pobres de su tierra. Una opción meditada y tenaz que le costó la vida. Ese día fueron asesinados con él otros cinco compañeros jesuitas españoles y las dos mujeres, madre e hija, que les atendían en su residencia en el campus de la propia universidad de la que era Rector (UCA).

En esta 15ª estación aparecen los más variados representantes de los pueblos latinoamericanos y de su Iglesia. En medio de niños de la calle, mujeres indígenas, obispos, trabajadores rurales, religiosas e indígenas se encuentra Cristo, el Resucitado.

A la izquierda, estos mártires están flanqueados por representantes de los pueblos andinos, quienes, en procesión transportan la estatua de la Virgen María y con sus instrumentos musicales dan vida y expresión a su esperanza de resurrección.

En la parte inferior izquierda está sentada la Pachamama, figura simbólica de la Madre Tierra brindando sus productos: maíz y papas. A su lado un campesino indígena trabaja la tierra con su “taccla”. En la esquina inferior derecha los indígenas y negros rompen con júbilo sus cadenas.

En la parte superior del paño se observa el encuentro de los europeos con el mundo indígena latinoamericano: la conquista y sus devastadoras consecuencias para el pueblo y su cultura. El Sol Inti ilumina el Machu Picchu y sus ruinas, correspondiendo en su color con la aureola del Cristo Resucitado.

Esta imagen del Paño que cuelga en las paredes de la Casa de Espiritualidad de Dueñas, la brindo a Ellacuría, sus compañeros mártires y a todos los que, como ellos, optan por la defensa de los más débiles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.