Tres Cantoras + Tres Reyes + Tres en la Posada + La Sagrada Familia, un Misterio creíble

img_5377

Soy José y en esta noche de gran estrella, me ha correspondido explicar y justificar el titular que precede este espacio.

Voy a comenzar citando a Mercedes Sosa (los que sois mayores + mayores, quizá le oísteis decir, entre canción y canción aquí y allá…): «Cantante es el que puede, cantora la que debe». Citaba a Facundo Cabral, para referirse que hay quienes cantan porque no aceptan callarse Verdades con Mayúscula… Por algo apareció una vez por Palestina un tal Jesús que dijo: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida»…

Dicho lo dicho, ahí tenéis las 3 cantoras de esta tarde noche, en una representación teatral en una parroquia de barrio, con montón de familias y sus hijos actuando con textos y modos contundentes mientras ellas cantan la historia nuestra, la de mi esposa María, con el Niño en su vientre, cuando llamando a la posada de Belén, nos gritó una voz de hombre desde desde dentro diciendo que no había sitio en su negocio. Menos mal que al final, la niña de la casa convenció a su padre para que nos dejara entrar, porque la noche era estrellada pero fría, fría…

¿Y qué pasó a los pocos minutos de estar abrigándonos en el interior, a la lumbre reparadora? Que llama un tal Melchor diciendo que es un Rey de no recuerdo qué país. ¡Dios! Que el posadero nos empuja a un lado, nos saca a la calle, que él entra y nosotros…

Estando en el exterior viene otra Majestad llamando a la posada, porque la noche era fría fría, y quería… Que le dejan pasar a él también, y nosotros, con tanto frío frío, salimos de Belén y encontramos en el campo un cobertizo, un pesebre con un buey y una mula, cierto calor animal reparador, y que mi María da a luz al Niño…

Mientras tanto, vemos que una comitiva impresionante con antorchas y pajes y camellos, llaman a la posada: Baltasar ya estaba enterado que allí habían alojado a dos Majestades, y quizá… Los 3 adentro; y parece que se quedaron haciendo comentarios por lo bajo. Hasta que optaron en salir al exterior porque… Baltasar había visto que la Estrella guía se había detenido en el campo, a la afueras del pueblillo… ¿Y si allí está el Mesías anunciado?…

Que se llegaron a nuestro cobertizo, nos contaron historias increíbles y… depositaron, cada uno, su regalo: oro, incienso y mirra… En esto, que llega el posadero y detrás su mujer, su hija, «papá, que no tenías que haber hecho eso con esa familia pobre»… Y el Niño que comienza a agitar sus bracitos, que ríe, que quiere que lo acerquen al Niño, el 3 veces regalado, y el Niño que queda rodeado de Reyes, de pajes, de la familia del posadero, casualidad 3, y un buen grupo de pastores y zagalas que, con las 3 cantoras, cantaron como los Ángeles del Cielo…

Me callo: con tánta música en cielo y tierra, qué hago contándoles el final: ¿saben cómo suenan mil aplausos acompasados al modo andalú? Pues así, montón de minutos. Y el Niño tan feliz dando palmas, y María y yo… extasiados, guardando la anécdota en nuestro corazón.

Esta noche de diciembre de 2016, celebren ustedes sin rubor con nosotros, porque los años como que se hacen una única fecha, luminosa, venciendo a la Noche. Bendito 25. Bendito Sol.

 

img_5375

porque-es-navidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies