Todavía hoy 15: el ímpetu de nuestro Arnold Janssen encarnado en la SVD·ÁFRICA

south_sd_10

La Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado: Entrevista con el P. Naduviledathu Francis Joseph SVD.

¿Cuál es la situación de los sudaneses que viven en Uganda?

Padre Francis: Hoy, los refugiados de Sudán del Sur en Uganda ya han pasado del millón. Están alojados en diferentes asentamientos de refugiados. Muchos de ellos con traumas. Se acuerdan todavía de situaciones horribles que han experimentado: hablan de la violencia barbárica de los grupos armados, de mujeres y niñas desplazadas que sufren abusos sexuales de los soldados; hablan de hombres matados delante de sus parientes; hablan del secuestro y recluso de menores como niños soldados, etc. En la actualidad, los Misioneros del Verbo Divino (SVD) trabajan en el asentamiento de refugiados de Bidibidi, en el distrito de Yumbe de la Región del Nilo Occidental de Uganda, considerado el mayor asentamiento de refugiados del mundo según el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) . El número total de refugiados en este asentamiento es de más de 272.000. El asentamiento de Bidibidi se divide en cinco zonas y cada zona se divide en aldeas para facilitar su administración. Los refugiados tienen la libertad de ir a donde quieran y hacer cualquier ocupación que les guste hacer, por eso no se conoce como un campo de refugiados sino que se llama asentamiento. Las personas no están unidas por clanes o tribus. La mayoría de los refugiados que se encuentran en el asentamiento de Bidibidi son de la Región Ecuatorial Central de Sudán del Sur, que habla diferentes idiomas tribales. Muchos de estos refugiados son de la Diócesis Católica de Yei y la Parroquia de la Sagrada Familia en Lainya era parte de la diócesis de Yei.

south_sd_1

¿Puedes describir cómo es la vida dentro de los campamentos?

Padre Francis: Cuando visité los asentamientos a mediados de octubre, solo pude ver kilómetros y kilómetros de lonas hechas con lonas proporcionadas por el ACNUR. Cada hogar cuenta con un área de terreno de 30m x 30m destinado a la casa, baño, área de baño y un pequeño jardín. Bajo el ACNUR, varias ONG están operando. La Oficina del Primer Ministro es la que distribuye las ONG en varios asentamientos. Hay una serie de áreas aptas para que los niños jueguen en muchas de las aldeas de cada uno de los asentamientos. También hay escuelas, centros de salud, centros de distribución de alimentos, centros de resolución de problemas, etc. Hoy, los refugiados se han asentado. La mayoría de ellos ha construido cabañas semipermanentes con adobes en los muros y hierba en los techos. Como estamos en la temporada de Navidad, todos en los Asentamientos se están preparando para las celebraciones de Navidad.

south_sd_3

¿La gente local los recibe bien?

Padre Francis: La respuesta inmediata es “Sí”. Pero, por supuesto, siempre hay todo tipo de ataduras a los lugareños que les dan la bienvenida. La llegada de refugiados ha ayudado enormemente a la población local. Antes de que los refugiados llegaran a Yumbe, nadie sabía que existía un lugar llamado Yumbe. Hoy, debido a la población de refugiados, el negocio está prosperando en Yumbe. Las oportunidades de trabajo son para las comunidades anfitrionas. La población local también disfruta de algunas de las comodidades que se brindan a los refugiados.

“Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados” (Mensaje del santo padre francisco para la jornada mundial del migrante y del refugiado 2018)¿Hay alguna esperanza de que esas personas vuelvan a casa algún día?

Padre Francis: En la situación actual, no creo que puedan volver a casa en el futuro inmediato. En este momento, el 90% de los colonos son mujeres y niños. La mayoría de los hombres todavía están en Sudán del Sur. Muchos de ellos me dijeron que tendrán dos casas una vez que la paz regrese a Sudán del Sur; una aquí en Uganda y otra en Sudán del Sur.

south_7

 ¿Reciben ayuda de las Organizaciones Mundiales? Qué tipo de ayuda.

Padre Francis: ACNUR proporciona a los refugiados casi todo; alimentos, agua, asistencia médica, instalaciones educativas, las viudas y los viudos reciben cada mes una cierta cantidad de dinero en efectivo, etc. Las diferentes ONG también proporcionan a las personas la distribución de semillas, herramientas agrícolas, capacitación, curación de traumas, etc.

south_sd_2

¿Cuántos misioneros del Verbo Divino están trabajando con esos refugiados? ¿Puedes describir tu trabajo en el campamento?

Padre Francis: Por el momento somos solo dos; el Hno. Vinsentius Knaofmone y el Padre Naduviledath Francis Joseph. Desde finales de noviembre estoy trabajando en los asentamientos. El Hermano Vinsentius vino a mediados de marzo del 2017. Un tercer cohermano vino a unirse a nosotros en nuestro trabajo en los asentamientos el 14 de junio de 17. Sin embargo, el 15 de junio estuvo involucrado en un accidente automovilístico y después de eso todavía se está recuperando en su país de origen.

Como dije al principio, el asentamiento de refugiados de Bidibidi es el asentamiento de refugiados más grande del mundo. Está dividido en cinco zonas y las cinco zonas se subdividen en varias aldeas. Hay 29 capillas en los asentamientos de refugiados de Bidibidi y soy el único sacerdote que trabaja en estas 29 capillas. Mi participación en los asentamientos es puramente pastoral. Celebro varios sacramentos para ellos y con ellos, visito sus chozas, les hablo, doy orientación y consejo, etc. Además, con la ayuda que recibo de la Congregación y de algunos de mis benefactores, organizamos talleres y seminarios para diferentes grupos en los asentamientos. El Hno. Vinsentius Knaofmone está a cargo de los diversos grupos de jóvenes. Con la ayuda de algunos de nuestros benefactores, podemos enviar un número de estudiantes de escuelas secundarias superiores fuera de los asentamientos para una mejor educación y formación. Aunque hay una serie de instalaciones de salud en los asentamientos la mayoría de las veces estas instalaciones de salud no están equipadas con medicamentos y acudimos en ayuda de algunas de estas personas indefensas.

¿Te cambió este trabajo como persona, y qué te ha aportado?

Padre Francis: Trabajar primero entre estas personas que son el ‘Dios olvidado o el Dios abandonado’ y que están indefensas me ha hecho ser más compasivo y más amoroso hacia ellos. Me identifico con ellos y simpatizo con ellos e intento hacer lo mejor que puedo por ellos en esta situación particular. Escuchar sus luchas y preocupaciones me hace ser más paciente con la gente y tolerante con otras personas. Hay personas en los asentamientos que eran razonablemente ricos y tenían de todo en Sudán del Sur y hoy no hay diferencia entre ellos y sus vecinos del asentamiento que apenas tenía nada en Sudán del Sur. Todos tienen que hacer cola para sus raciones mensuales y los suministros proporcionados por diferentes agencias y ONG bajo el ACNUR. En resumen, trabajar entre y para estos refugiados me ha hecho ser una mejor persona.

south_sd_8

P. Francis, misionero en Sudán del Sur desde 2012. Hoy te encuentras en Uganda. ¿Podrías decirnos por qué?

Padre Francis: Es cierto que fui uno de los Misioneros Pioneros de la Misión de Sudán del Sur (Misión SSD) desde 2012. Sin embargo, hoy me encuentro trabajando entre los Refugiados de Sudán del Sur que están en varios Asentamiento en Bidibidi, en el Distrito de Yumbe de la región del oeste del Nilo de Uganda. ¿Cómo? Para responder a esta pregunta, debo contarte un poco la historia de Sudán del Sur.

Sudán del Sur obtuvo su independencia de Sudán el 9 de julio de 2011. El 15 de diciembre de 2013 estalló el primer conflicto en la capital, Juba, en el país recientemente independiente, entre los ejércitos del Presidente, que es de la tribu Dinka y el Vicepresidente, que era de la tribu Nuer y muchos civiles y soldados de ambos lados fueron asesinados. Desde entonces, hubo muchas revueltas en varias partes del país entre estas dos tribus y otras tribus que se unieron a los soldados Nuer para luchar contra los soldados dinkas.

El 8 de julio de 2016, un día antes de las celebraciones del Día de la Independencia, una vez más comenzaron los conflictos entre estas dos fracciones en la capital, Juba, y en pocos días se extendieron a otras partes del país. La Parroquia de la Sagrada Familia en Lainya, que pertenece al Estado del Río Yei y que está bajo la Región Ecuatorial Central, fue considerada como uno de los lugares más pacíficos para vivir en Sudán del Sur. Sin embargo, incluso antes de los problemas que comenzaron el 8 de julio de 2016 en la capital, Juba, ya había signos de temor e inseguridad en la ciudad de Yei y las comunidades circundantes. Una de las señales fue el tiroteo de nuestra difunta doctora, la Hna. Veronica Rackova SSpS, que conducía una ambulancia a casa después de llevar a una mujer parturienta un establecimiento de salud mejor equipado, en la noche del 16 de mayo y murió en Nairobi hospital en Kenia el 20 de mayo de 2016. Incluso hoy, el asesinato de Hna. Veronika SSpS sigue siendo un misterio.

sis_vero

Las personas de Lainya, donde los Misioneros del Verbo Divino (SVD) tenían su base en la Diócesis Católica de Yei, tan pronto como se enteraron de los disturbios en Juba el 8 de julio, temiendo brutalidades por parte de los soldados del gobierno, también llamandos Ejército de la Liberación del Pueblo de Sudán, salieron de sus casas con todas las posesiones que podían llevar consigo y llegaron a las casas de la misión. La mayoría de sus pertenencias personales las dejaron en nuestro Centro Juvenil recientemente construido. Creían que sus pertenencias estarían a salvo bajo nuestra custodia. Muchos de ellos pasaron casi una semana con nosotros y luego se fueron al bosque y gradualmente pasaron a Uganda.

Nosotros como Comunidad SVD habíamos decidido permanecer en nuestra casa, siempre que nos fuera posible permanecer en Lainya. Sin embargo, el 22 de julio de 16, llegaron muchos soldados pertenecientes a un grupo de milicianos con armas pesadas que rodearon nuestros Tukuls (cabañas) en las que vivíamos y mataron a uno de los ciudadanos ugandeses e hirieron gravemente a otra persona que se había refugiado en nuestro centro juvenil. Esto nos hizo buscar formas y medios para salir de esta difícil y peligrosa situación. Dado que todos los caminos que conducen a Juba, la capital, así como a Yei, la capital del estado de Lainya estaban bloqueados por los soldados del gobierno o por los rebeldes, no teníamos forma de salir. Sin embargo, el 29 de julio de 2016, con la ayuda de Dios y la ayuda del gobierno del Estado de Yei, fuimos evacuados de Lainya a Yei y desde allí volamos a Juba, la capital, y de allí a Nairobi, Kenia. Nuestros cohermanos en Nairobi, Kenia nos recibieron muy bien y nos hicieron sentir como en casa. Después de descansar y recuperarnos durante unos días en Kenia, el Superior General nos dio el permiso para pasar un tiempo con nuestros seres queridos en casa.

Antes de dejar Nairobi hacia nuestros hogares, habíamos tenido la intención de regresar a Sudán del Sur tan pronto como la situación se normalizara. Si la situación tardaba más tiempo en normalizarse, dos de nuestros cohermanos de Polonia querían estudiar el idioma árabe clásico en El Cairo, Egipto, y eso es lo que están haciendo en este momento. Uno de nuestros cohermanos de Indonesia quería mejorar su idioma inglés y eso es lo que está haciendo en este momento. El Hno. Vinsentius Knaofmone SVD había sido misionero en Paraguay y el Padre Naduviledath Francis Joseph SVD, misionero en Ghana, antes de optar por ir a Sudán del Sur y por lo tanto estaban listos para regresar a sus antiguos países de misión.

Cuando me estaba preparando para regresar a Ghana en septiembre de 2016, recibí una llamada del Padre Heinz Kuluke, el Superior General de la SVD, me preguntó si estaría listo para ser el líder de un equipo que visitara los asentamientos de refugiados en Uganda y ver la posibilidad de que los SVD se aventurasen en Uganda para trabajar entre los refugiados de Sudán del Sur en Uganda. Esta idea fue dada al Padre General por Su Excelencia, el Reverendísimo Michael August Blume SVD, el Nuncio Apostólico en Uganda. A mediados de octubre de 2016 el P. Joseph Kallanchira SVD, el coordinador Zonal de AFRAM y el Padre Naduviledath Francis Joseph, Superior de la Misión SSD visitaron los diversos asentamientos de refugiados en Uganda en compañía del Nuncio Apostólico, Mons. Michael Blume SVD y se reunieron con el obispo de la diócesis de Arua, Mons. Sabino Ocan Odoki y al final de la visita de una semana presentamos nuestro informe al Superior General.

Nuestro informe al general fue muy positivo y de inmediato me preguntaron si estaría listo y dispuesto a trabajar entre los refugiados de Sudán del Sur que están en los diversos asentamientos de refugiados en Uganda y mi respuesta también fue muy positiva. Dos semanas después, el 22 de noviembre de 2016, ya estaba en Kampala, la capital de Uganda.

Por Modeste Munimi, SVD.

Sudán del Sur – Uganda y Otras Buenas Prácticas

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.