Somalia: atención a las trampas

somalia

Llevo días sin atreverme a escribir palabra sobre los pobres de Somalia, casi toda su población. Me sobrepasa su tragedia.  Por eso hoy no me ha gustado ni pizca el artículo de prensa al que hago mención en esta captura de pantalla.

Como nos fijemos en las inconsecuencias de los otros, ya tenemos la coartada que justifique nuestra pasividad.

Ayer nos escribía Varghese sobre su amigo, nuestro misionero svd en la India,  el de la fundación Jan Vikas. ¿Has mirado en google cuántos son los católicos en la India y cúantos son los de otras religiones? Pienso que los de Jan Vika ni tienen tiempo de pensar lo que no hacen otros; les urge la necesidad de los que rodean su vida de misioneros.

Cuando estaba de párroco en la Carretera Su Eminencia, en Sevilla, me topaba con mucha frecuencia en las calles del barrio con las Hermanas de Sor Ángela de la Cruz. Recuerdo haberles dicho, presionado por los vecinos: piensan los del barrio que ustedes son unas ingenuas; les engañan los que les piden ayuda. Su respuesta: si hiciéramos caso a los comentarios de los demás, no repartiríamos nada de lo que nos dan para que demos. Nos fiamos de los que Dios nos pone delante, así, sin mayores cavilaciones. A sor Ángela, sus amigas y a través de la Iglesia, la han colocado definitivamente en los altares, como ejemplo, como santa. De ingenua nada, de católica (= universal) todo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.