Retiro anual-Llamados, enviados, con mística de Trinidad, en la SVD

Partiendo de la vocación, en la SVD, de nuestras raíces históricas con la colaboración de laicos y sacerdotes diocesanos, de nuestra espiritualidad trinitaria, mirándonos y confrontándonos con la Biblia, en la etapa de la vida en que se encuentra cada uno, hacemos un alto en el camino, nos acompaña sabiamente, guía, el padre Tony Bon Pates SVD a los verbitas españoles para ver estos tres aspectos: llamamiento – identidad, espiritualidad – mística, enviados – misión.

La oración, el compartir en grupos, el celebrar la fe juntos, el tiempo para la reflexión es un buen menú.
“Viva Dios uno y trino (mística)
en nuestros corazones (identidad) y
en todos los corazones (misión)”.

Con los cimientos del Prólogo de las constituciones, el texto bíblico de Efesios 3, como fondo, y otros textos que nos iluminan, acompañamos a los discípulos de Jesús en su caminar, desde su Galilea y la Galilea de mi vida, viendo y orando en esos lugares y sus personajes hasta la Pascua.

Actualizando la Betania del amigo, el Emaús como fuga, la boda de Caná como alegría, el Tabor del triunfo, la Jerusalén de la crisis, de la cruz, la paz de la Pascua.

En esos mismos lugares ¿qué personas acompañé, me acompañaron, me enriquecieron, cuáles recuerdo agradecido?

¿Quizás recuerdes un pozo como la samaritana, un árbol como Zaqueo, un amor como Mª Magdalena, un camino sin vista como Nicodemo, un gallo como Pedro, un perdón, una cruz, un sepulcro, un jardín?

El amor y la gracia de Dios nos han reunido de diversas naciones y continentes en una Congregación religiosa y misionera, consagrada al Verbo Divino y distinguida con su nombre. (…)
La actividad misionera es, por consiguiente, la razón de ser y el objetivo de nuestra Congregación. (Del Prólogo de las Constituciones SVD)

Efesios 3, 14-21

Me arrodillo ante el Padre, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra, para que, conforme a los tesoros de su bondad, os conceda que su Espíritu os fortalezca interiormente y que Cristo habite por la fe en vuestros corazones.

Para Jesús, la experiencia de Abbá, fue la fuente y el secreto de su ser, su mensaje y estilo de vida. (E. Schillebbeeckx)

Creación, justicia ecológica en el planeta tierra que es la casa de todos, porque: “El tema más urgente y crucial para el futuro de todos nosotros – la humanidad- es la relación entre el ser humano y la tierra. (Papa Francisco)

Peligro en la identidad, mística y misión (Mt 4, 1-8)

Las tentaciones de Jesús, las nuestras también, en los tres evangelios sinópticos, van directamente al núcleo cristiano. El trío de los votos corren peligro.
Poner en duda la identidad, misión, es un gran atrevimiento. Suena tentador y fuerte: “Si eres Hijo de Dios…”
Dar honra, poder, popularidad, es un atrayente y espectacular show. Es el suceso, el actuar de cara a la galería: “Si eres así, tírate de aquí abajo…
Prometer prestigio y gratificación, felicidad instantánea, es muy sugestivo. “Si te postras y me adoras…”

Tentación, ídolo, idolatría, es la negación de la supremacía de Dios y de la propia identidad y misión. Acierto en la identidad-filiación, mística, misión-nueva vida (Lc 15,11-32)
Tres parábolas en una. Tres personajes, Padre y dos hijos. Jesús nos presenta a su Padre Dios y cómo actúa. En los dos hijos estamos representados todos, en sus actuaciones, valores.
Lc 15,20: Cuando estaba lejos su padre lo vio, y profundamente conmovido, salió a su encuentro, lo abrazó y cubrió de besos.
Es la paternidad que engendra fraternidad. Son los votos. Es la comunidad-familia.

Reino de Dios 
Con el canto Anunciaremos tu reino, Señor, de Lucien Deiss descubrimos tres valores centrales  del maestro de Nazaret presentes en los evangelios para que los continuemos:
Justicia con relaciones correctas que dan vida personal, eclesial, e integridad a la creación. Shalom, paz, que engendra comunión con Dios, con los hermanos, con lo creado. Alegría al compartirlo y disfrutarlo.

La música abre caminos, oraciones y corazones.
“Ningún camino es largo para el que cree,
ningún esfuerzo es grande para el que ama,
ninguna cruz vacía para el que lucha” , nos dice Carmelo Erdozain, en “Arriésgate”.

Caminando, siguiendo a Jesús en el camino pascual con el anuncio de su pasión y muerte. Jesús invita a los doce a seguirlo y lo hacen junto a otros en secreto como Lázaro de Betania, Nicodemo y José de Arimatea que se arriesgan y le dan un funeral honorable. Hay un grupo de discípulas, mujeres que acompañan a Jesús. María, Mª Magdalena, Mª la esposa de Cleofás, Mª madre de Santiago y José, Salomé la madre de dos hijos de Zebedeo según Mt 27,56-57 y Mc 15,40-41.

Ante la pregunta “¿Quién soy yo? y los tres anuncios de su pasión y muerte que hace Jesús, el grupo de los discípulos entra en crisis, hay rechazo de la propuesta. No lo entienden, no preguntan, tienen miedo, tristeza y llega la negación de Pedro y la traición de Judas. Jesús en la última cena les habla claro no le entienden. Con la traición llega el rechazo del plan, del proyecto del maestro.

Getsemaní para el maestro y los discípulos. “Siento una tristeza mortal”, ellos dormían estaban rendidos por la tristeza. “Velad y orad. “Levantaos, vamos”. Hay conflicto abierto contra Jesús que descubre la corrupción, que hay pobres, también manipulación en el templo.

El discipulado conlleva auto-vaciamiento, despojamiento de sí y la entrega de la vida. Esto es difícil y llega la negación y traición. Pedro siente en carne propia todo esto, “no sé lo que dices”, “no conozco a ese hombre” y otra vez “no”. Canta el gallo y Pedro lloró amargamente. Había negado su vocación, su pertenencia o identidad a la comunidad, y “ese hombre”.
Judas que compartió vida y misión con Él por tres años, que viene de Judea y le gustaría usar la violencia, le traiciona, lo vende. Devuelve las monedas, se arrepiente “he entregado a un inocente” (Mt 27,3-5).

En Mc 14,50-51, un joven, huyó desnudo. Perdió la identidad, la dignidad.
No hay discipulado sin cruz. Con todo hay que llegar a la resurrección.
Las discípulas siguen a Jesús desde Galilea, están presentes en la crucifixión, en la Cruz, en el sepulcro y en la Pascua. Jn 19,25-26

PASCUA
“Dios lo resucitó, rompiendo las ataduras de la muerte, pues era imposible que ésta lo retuviera en  su poder” (Hch 2,24).
El Reino de Dios ya está presente en aquellos que creen en Jesús, en la historia humana y en la creación que se dirigen hacia su plenitud.
El Nazareno fue creciendo, tiene etapas-niveles de hijo en familia, de sinagoga, de trabajo, de templo, de la creación, en la ciudad con el Sanedrín y el rechazo por parte de los suyos

Ahora el resucitado toma la iniciativa de aparecerse a sus discípulos-as que estaban con Él. Lo van reconociendo gradualmente. “Es el Señor”. “He visto al Señor”. En este proceso de reconocimiento, de recuperación, de crecimiento, de maduración, de ánimo, entusiasmo, alegría y paz.

Van pasando del miedo al coraje, de la tristeza a la alegría, de la resignación al compromiso, de la inseguridad a una fuerza interior, del Jesús histórico, físico, corporal, al resucitado, espiritual, del ver al creer.

El Espíritu Santo, Señor y dador de vida, con la riqueza de sus 7 dones y 9 frutos.

Sin el Espíritu Santo:
Dios está lejos, Cristo queda en el pasado,
el Evangelio es letra muerta,
la Iglesia es una simple organización,
la autoridad un dominio,
la misión propaganda,
el culto una simple evocación
y la conducta cristiana una moral de esclavos.

Pero con el Espíritu Santo,
es  una unión de fuerzas indisoluble,
el cosmos está agitado
y gime en el alumbramiento del Reino,
el hombre lucha contra la carne,
Cristo resucitado está junto a nosotros,
el Evangelio aparece como poder de vida,
la Iglesia significa comunión trinitaria,
la autoridad se trasforma en servicio liberador,
la misión es nuevo Pentecostés,
la liturgia es memorial y anticipación,
el actuar humano queda divinizado

Mons. Ignacio Hazim, de Siria en Upsala (Suecia), 1968
La gloria de la Trinidad es el ser humano viviente;
y la vida del ser humano es la visión del Dios uno y trino”. (San Ireneo de Lyon)

Escrito por Euquerio Ferreras SVD

retiro 2retiro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.