Por aquí no pasaban ovejas, son cabras, pero hay sequía

Niebla

Tengo un amigo, José Antonio Pagola, y a las 6 de este domingo me ha despertado; adiós noche, ya es fiesta. ¿Por qué me ha llamado? Para decirme esto, tal cual.

—–

Este trozo del evangelio de Mateo, en el capítulo 25, evoca el juicio final de todos los pueblos.

Es un diálogo largo entre el juez, Jesús resucitado, y dos grupos de personas: los que han aliviado el sufrimiento de los más necesitados y los que han vivido negándoles su ayuda.

Afirmaciones básicas

 Decisivo es el amor práctico y solidario a los necesitados de ayuda.

 Puede brotar de una persona creyente o del corazón de un agnóstico (¿?) que piensa en los que sufren.

El grupo no ha pensado en Dios ni en Jesucristo. Sencillamente ha buscado aliviar un poco el sufrimiento que hay en el mundo. Ahora, invitados por Jesús, entran en el reino de Dios como «benditos del Padre».

 ¿Por qué es tan decisivo ayudar a los necesitados y tan condenable negarles la ayuda? Porque, según revela el juez, lo que se hace o se deja hacer a ellos se le está haciendo o dejando de hacer al mismo Dios encarnado en Cristo.

 No hay política progresista, no hay proclamación responsable de los derechos humanos si no es defendiendo a los más necesitados, aliviando su sufrimiento y restaurando su dignidad.

En cada persona que sufre … …  Jesús sale a nuestro encuentro, nos mira, nos interroga y nos interpela…  …  En ningún lugar podremos reconocer con más verdad el rostro de Jesús.

Jesucristo, Rey del universo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.