Nuestro 25 de Diciembre

Anselmo

De Anselmo Ribeiro, Roma

20181208_125857

De Andrés de Niebla, Huelva

De Lara

de Simón Inza de Mañeru

HIJA DE NUESTRA TIERRA

“Una mujer del pueblo llano,

a la madre de Jesús con un ¡olé! torero le honró,

“dichoso el seno que te llevó  y los pechos que te amamantaron”. (Lc  11, v 27). 

Jesús,

Hijo de María nacido en el pueblo de Belén,

dame valor para un nuevo nacer (Juan 3, vs 3-7) en la cueva donde tú naciste,

y en el Gólgota de Jerusalén donde tú moriste,

vivir en la verdad cómo tú viviste,

orar como tú oraste,

confiar en tu Dios como tú confiaste,

sufrir como tú sufriste,

lavar pies de otros como tú los lavaste,

curar heridas como tú las curaste,

estar con los enfermos como tú estuviste,

visitar a los amigos como tú los visitaste,

perdonar como tú me perdonaste,

amar como tú me amaste,

tanto, tanto que Pan te hiciste,

el Camino de la Verdad y de la Vida me marcaste,

subir por la senda espinosa del monte Gólgota como tú la subiste,

tu vida a tú Padre sin titubeos la entregaste

con tus brazos abiertos en cruz impaciente me esperas clemente,

por el Espíritu de tu Padre Dios resucitado

llevarme a la Nueva Vida de la Luz de tu Reino  triunfante,

en tu nueva Cuna de la Belén celeste, Churumbel, acógeme,

veloz como los pastores que de sus ovejas leche te llevaron gozantes,

yo, mi tambor roto, es todo lo que tengo, es mí presente,

arréglalo, niño que me enamoraste, ufano con él al país de Judá anunciaré:

el Mesías tantos años esperado ha nacido en el refugio de los pastores de Belén,

daos prisa, corred a él, nos ha traído el pan de la justicia y de la Paz,

María, su madre, nos lo entregará.

    Gracias, María de Nazaret,

joven de nuestra tierra que concebiste a Jesús,

‘Nombre sobre todo nombre’ (Filipense 2, 9-11),

en Belén nacido con leche de tus pechos vírgenes alimentado,

en la escucha a la voz de su Padre todo donado,

por sicarios hijos de la maldad del Poder en Sion crucificado,

con el Espíritu de Dios desclavado y resucitado,

gloria para siempre a la madre de Jesús que en su espejo limpio le concibió,

y para toda mujer que por ser mujer de nuestros pueblos llanos madre es,

de sus corazones emanan la leche del amor maternal para los demás,

de parte de Simón, ¡mujeres, Feliz Navidad tened! 

                                         

Hablar con Dios es para decirle, aquí estoy,

como le respondió María, la madre de Jesús,

el Profeta Samuel, y tantas otras personas sencillas y limpias de corazón.                                                                                                                                                                                              

‘Mirar a Dios es amar’. (San Juan de la +)

 

IMG_20181224_145145_519

De San Juan de la Cruz, el Niño arropado por Ecuador

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.