Macario Villalón, en un domingo diferente al sevillano, pero próximo en ambientazos


20170625_104315

 

Ayer domingo, mientras en Sevilla, nuestro amigo Ciriaco Sounou, se estrenaba en su primera Misa, después de haber sido ordenado el sábado por la mañana. Aquí en Roma visitábamos las catacumbas de Domitila, lugar impresionante donde te trasladas a los primeros siglos de la era cristiana; allá por el final del tercero y principios del cuarto según nos explicaba la guía que nos condujo por aquel laberinto de calles y caminos escavados en varios pisos, hasta cuatro según nos indicaron aunque sólo se pueden visitar dos por inundaciones sufridas en épocas recientes.

Los Misioneros svd responsables de las catacumbas, 3: el hermano más joven de los Kallanchira (son tres hermanos indios en la SVD, el mayor Coordinador de la Zona AFRAM), tan agradable simpático y sonriente, interesado por nuestros compañeros me preguntó por Jesús Andueza; el hermano Uwe, alemán que trabajó en Bolivia; y un laico de Alemania que fue del Verbo Divino. La guía, la señorita Lucía que nos explicaba con gran conocimiento histórico y dominio de la situación, acompañada de una joven peruana que cerraba la fila de nuestro grupo con linterna en mano en previsión de cualquier apagón eléctrico. Aunque las galerías se extienden por varios km. a lo largo del subterráneo, como ya dijimos en cuatro diferentes alturas. La cantidad de gente que las visita es tanta que nuestra guía a veces tenía que reprender a su colega para que no nos atropellara ni nos interrumpiera con su grupo hablando inglés. Nosotros íbamos en el grupo de español. Según me informaron los que la dirigen hay un promedio de 500 visitas diarias, ahora en el verano muchos más, claro.

 

La Basílica de los mártires

 Iniciamos la visita en la basílica de los mártires Nereo y Aquiles, en este espacio maravilloso, y mágico donde se encuentra la mayor basílica excavada bajo tierra en aquellos tiempos del siglo IV, seguramente sobre las sepulturas de los mártires Nereo y Aquiles, soldados de la guardia imperial que fueron asesinados por haber confesado su fe durante la persecución de Diocleciano. Allí Arlindo Días, nuestro compañero de origen brasileño, que forma parte del Consejo General nos dirigió la oración y nos trajo a la memoria el “pacto de las catacumbas” firmado por un grupo de obispos al concluir el Concilio Vaticano II. Ahora, pasados más de 50 años, nosotros mismos Provinciales Nuevos representando a 28 PRM de los cinco continentes, pronunciamos el mismo compromiso que ya entonces esos hermanos mayores, todos obispos de las diferentes diócesis y lugares del mundo pactaron como compromiso de vida sencilla y comprometida con su pueblo y con el Evangelio que profesamos.

Concluimos la oración cantando el Padre nuestro de los mártires, letra del obispo Pedro Casaldáliga y música del compañero SVD Cirineu Kuhn.

 A la salida nos esperaba un refresco servido en el jardín y una camiseta con la inscripción ROMA-SPQR (Senātus Populusque Rōmānus) como recuerdo de nuestra visita al lugar. Tenemos que decir que esta catacumba está encomendada al cuidado de los Misioneros del Verbo Divino y que lo hacen con mucha profesionalidad y devoción. Salimos con muy buena impresión y renovados en nuestro recuerdo, devoción y admiración por los santos mártires de los orígenes de nuestra iglesia cristiana. Gracias al Divino Maestro.

 

La visita a las SSpS

20170625_151128

Desde allí fuimos conducidos por la Vía Apia a la casa General de nuestras hermanas Las Misioneras Siervas del Espíritu Santo, donde nos esperaban todas con mucho cariño. También nos sirvieron unos refrescos mientras nos saludábamos antes de pasar al comedor, donde pudimos compartir una rica comida de convento. Luego visitamos las dependencias por grupos lingüísticos; los de castellano fuimos conducidos por la Hna. Carmen Elisa Bandeo, Secretaria General de Misiones y natural de la Argentina. Por cierto muy amiga de nuestro compañero Luis Zurrón, pues en aquellas actividades de los grupos parroquiales misioneros en las que cada niño o niña recibían el apadrinamiento de un misionero a quien se les enviaba cartas y por quien uno se comprometía a rezar por el éxito de su misión, a nuestra querida Carmen Elisa le correspondió en suerte un misionero español, que a la sazón ejercía su apostolado en Indonesia, en la isla de Flores. Luego ella misma entraría en una congregación misionera. Es que todo se pega menos la hermosura, como reza el refrán castellano.

20170625_151306

En el recorrido por las dependencias del Generalato de nuestras hermanas pudimos percibir la sencillez en todo lo que tiene que ver con muebles y utensilios de trabajo. Muchas flores y limpieza y una casa cuidada por monjas, diría mi hermano. Es que se nota. En uno de los despachos nos encontramos con la Hna. Ortrud Stegmeiner que a sus ochenta y muchos años sigue trabajando con un incansable entusiasmo por las causas de la santidad de nuestras madres fundadoras las Beatas Josefa y María. Nos habló de unas procesiones teológicas y nos mostró unos cuadros de la Virgen y del Padre Arnoldo que nunca habíamos visto en nuestros largos años de recorrido por las fuentes de nuestras congregaciones. Viviendo y aprendiendo. Gracias hermana por ese entusiasmo. Y gracias por la bendición que me impuso deseándome que yo también pueda llegar un día a ser santo, me dijo.

Terminado el recorrido de nuevo fuimos conducidos, esta vez a la mismísima cocina del convento, por eso de que “también entre los pucheros anda Dios” nos agasajaron con un riquísimo Café Kujen, que además del aroma el sabor acompañado de diferentes dulces y pasteles nos despedían demasiado agradados. Todas las hermanas salieron a la puerta para despedirnos y desearnos un buen curso. Como muestra les dejo esta foto de familia tomada en las escaleras de la entrada principal de la casa.

 

El Colegio Romano

20170625_195316

Y salimos hacia nuestro Colegio: la casa Generalicia. Allí nos esperaban además nuestro amigo César Silva, con su primer curso de lenguas bíblicas finalizado con muy buenas notas tanto en hebreo como en griego. Aprovechamos para felicitarlo por el esfuerzo realizado, y Carlos del Valle, invitado por su colega el rector. El señor cardenal Don João Braz de Aviz * nos presidió la Eucaristía de conclusión del curso académico, donde ocho de los compañeros eran despedidos en la cena servida a continuación de la santa Misa. Y a otros tantos se les daba la bienvenida. No faltaron los aplausos para los nuevos provinciales ni la placa de agradecimiento y despedida al padre Bubi Scholz que después de pasar por todos los cargos de responsabilidad en la casa del Generalato, ha sido destinado a Alemania donde se retirará en alguna de las tres casa de mayores que allí nos acogen. La cena de confraternización en el jardín fue una prueba de la armonía y de la internacionalidad que gracias al buen Dios y a la manera de actuar de nuestros antepasados nos proporcionan estos agradables eventos. El asado estuvo a cargo del argentino Miguel Ruiz actual ecónomo de la Casa General.

20170625_184534

Concluimos el día antes de partir para Nemi, con el rezo del Avemaría entonado por el Cardenal y recibiendo su bendición cantamos el Salve Regina. Muy agradecidos pudimos despedirnos  con un ¡Arrivederci Roma!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.