La asamblea de las herramientas

Con ocasión de la fiesta del trabajo, el UNO DE MAYO, quiero sacar a la luz el acta de una asamblea peculiar. Fue la asamblea que tuvieron las herramientas de una carpintería para arreglar sus diferencias.

carpintera

La reunión la presidía el martillo. Al comenzar la reunión, la asamblea pidió su dimisión. ¿Razón? Hacía demasiado ruido y se pasaba el tiempo golpeando.

-El martillo, a su vez, pidió que se retirara el tirafondo; había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

-Ante este ataque, el tirafondo pide la expulsión de la lija; es muy áspera en su trato y siempre tiene fricciones con los demás.

-A su vez, ésta pide que sea expulsado el metro; se pasa la vida midiendo a los demás según su regla, como si fuera perfecto.

En ese momento entra el carpintero en el taller y se pone a trabajar con todas sus herramientas. Aquel día concluyó un lujoso armario.

Cuando se retiró el carpintero, las herramientas continuaron su asamblea.

-Tomó la palabra el serrucho y dijo: “Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos. Pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que dejemos a un lado los puntos flacos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos fuertes.”

La asamblea encontró que el martillo era fuerte, el tirafondo unía y daba consistencia, la lija era especial para quitar asperezas… y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir y hacer cosas de calidad. Y se sintieron orgullosos de sus valores y de trabajar juntos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.