Juanjo en Niebla

juanjo-en-niebla

¿Y quién es Juanjo? Ni más ni menos que un misionero del Verbo Divino, con tercer apellido Irisarri, navarro, y 35 años en Colombia. Con estos datos se aclara mucho.

De Niebla se ha quedado con todo: con la historia de Walabonso y María, la historia del ferrocarril inglés, la historia de nuestra muralla-castillo-iglesia y hasta el estreno del primer torneo de petanca celebrado aquí, al menos en lo que va del siglo XXI.

De Colombia le hemos robado todo: su laboreo en Cali y su experiencia misionera en la cuenca del Cauca; en El Banco y las riberas del Magdalena, el río de Cien Años de Soledad; en el Chocó dominado por el Atrato, el río más caudaloso del mundo. Le hemos provocado el hablar bien de montón de misioneros svd, sus y nuestros hermanos de congregación. Ha salido el tema de la guerrilla y, curiosamente, ahora que estoy escribiendo estas líneas en Minidiálogos, me explico por qué, esta mañana, en la oración, Juanjo ha hecho referencia al miedo subrayando la palabra en el Evangelio de este mismo domingo 33º del T.O.: “tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra”. Porque Juanjo habrá pasado miedos, pero de esconder talentos, nada. Siempre en la frontera, en la misión-misión.

Tiene por delante un mes de vacaciones; para antes de Navidad debe estar con los suyos en Colombia. En España se está dejando mimar por su madre, con más de noventa años; en reciprocidad, él la mima con una ternura ejemplar; y también tiene tiempo para acercarse hasta Niebla. Detalle que te agradezco, querido amigo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.