Joaquín Azcona, la pobreza, los pobres

IMG_0202

19, junio, 2017

TRUMP SE METIÓ CON CUBA

Ya se tardaba. Con Trump hay un cambio de política hacia Cuba. No le es suficiente el muro mexicano. “Haremos cumplir el embargo comercial y financiero” a la isla, promete a sus electores. El injusto embargo impuesto a la isla hace más de 50 años. Trump congela el camino de la normalización con Cuba.  Abona la incertidumbre ante el futuro del buen pueblo cubano.

Hace un año que Obama visitaba la isla. Junto con Raúl Castro asistían felices a un partido de “pelota cubana” (baseball). Se iniciaba el camino de la reconciliación entre EE.UU. y Cuba. Se abrieron las embajadas. Obama avivó las esperanzas asegurando que el embargo “va a terminar”. No lo pudo hacer. Tenía en contra a la mayoría republicana en el Congreso. Ahora, con Trump, el proceso de diálogo abierto con Obama no seguirá adelante. Una lástima.  La puerta estrecha, abierta a la esperanza, seguramente se cierra y se abre la puerta grande de las preocupaciones.

Mariela Castro recientemente afirmó en Bilbao que los cubanos “viven con precariedad y limitaciones   porque Cuba es un país con pocos recursos y con oportunidades económicas y comerciales muy reducidas, por el bloqueo, una circunstancia que penaliza a terceros países que quieren invertir en el país”.

IMG_0242 Estoy de acuerdo lo que dice la hija del presidente Raúl Castro. Con un poquito más de sinceridad podría decir que hay pobreza en Cuba. ¿Dónde no la hay?  Escuché que el sistema no admite que se diga que hay pobreza. También escuché que no toda la culpa la tiene el bloqueo. Sin embargo, “el embargo, el bloqueo, si no es el principal no deja de ser un gran obstáculo para el desarrollo económico y social de Cuba. Sin dinero, sin préstamos, no hay quien funcione.

Veremos en los próximos meses qué impacto tendrán las medidas de Trump en la economía cubana. Los pequeños negocios privados (“cuentapropistas) autorizados por el gobierno iban en auge, las casas en renta, los pequeños restaurantes (llamados paladares) … Así se ayudan las familias y entran en la cultura de hacer producir sus recursos con su pequeño negocio. El gran flujo de turistas americanos y canadienses posiblemente estimulaba estas pequeñas iniciativas.

La decisión de Trump es deplorable. Un paso atrás. Una vuelta al pasado. No tanto porque la mediación del Papa quedara “en agua de borrajas”. No simplemente por la vuelta a métodos coercitivos del pasado, del poco respeto a la soberanía de un país, y porque así se renueva la hostilidad contra el pueblo cubano… y del cubano al americano.  De ese modo el gobierno cubano no aceptará presiones para dar pasos en algunas reformas o cambios que tímidamente está poniendo en marcha. Los perdedores no van a ser los militares, ni los médicos, ni los maestros, ni los curas. Los perdedores, como siempre, serán el pueblo sencillo.

Joaquín Azcona, svd

IMG_0195

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.