Euquerio Ferreras, en Navidad · Y en el Día Internacional del Migrante

La Navidad nos proporciona la clave para descifrar
algunos profundos misterios de nuestra existencia.

“Los hombres se preguntaban angustiados
el por qué del dolor y de la humillación,
el porqué de la pequeñez sentida y padecida,
qué sentido tiene el sufrimiento
de los últimos de la tierra.

Los hombres le preguntaban a Dios.
Y Dios guardaba silencio.

Los hombres buscaban argumentos
para eximir a Dios de los desordenes
de la historia. Pero ninguna respuesta
podía silenciar las preguntas que nacían
de las raíces del corazón dolorido.

Ahora, en la Navidad, habla Dios.
Y el hombre guarda silencio.
Ya no pregunta más. Se limita a escuchar
la narración del acontecimiento
de la dulzura divina y humana:
Dios nació, pequeño; Dios se hizo Historia;

Dios se apellida “pesebre”.

Feliz Navidad, porque la Palabra, el Verbo Divino se hizo hombre.

Euquerio F

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.