En este domingo, ¿te atreves a emocionarte… y a algo más?

desaprender

Muchacho joven, latinoamericano, noble. Se llegó a la oficina, en Alcorcón, y me dijo: “tengo todo el tiempo libre; si quieres, te ayudo, tengo experiencia”. Y al sentarse en la silla, el pantalón vaquero, cual papel de fumar, se le rasgó por la parte más desgastada. Le di para un pantalón, también para comer. No es un caso único.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.