Elías Pérez visita a Fernando Villanueva que está acompañado por su hermana Marimar

Nos escribe hoy Elías Pérez, EVD

Queridos amigos en el VERBO:

Saludos cordiales desde Quito, y disculpad por esta nota que es un tanto emotiva, pero así en vuestra amistad suelto un poco de tensión.

Fernando Ya sabéis las ganas que tenía de llegar aquí y poder ver a Fernando Villanueva. Esta mañana antes de desayunar he pasado a su habitación, la puerta estaba abierta, y allá he encontrado a Marimar, su hermana, sentada junto a la cama mirándole. Fernando dormía con una respiración profunda y como de dolor; He saludado casi en silencio a Marimar tratando que Fernando siguiera descansando. Después ha llegado la chica que le cuida con una cajita de medicinas y un zumo; al rato, quizás porque nos estaba oyendo, parecía que quería hacer esfuerzos por abrir los ojos y saber qué estaba pasando allá.

Hola Fernando, soy Elías- le digo.

Oh!!! Elías. Te he visto, y yo que estaba enfadado… (Le cuesta hablar, y le he preguntado si estaba enfadado conmigo, pues no le había entendido). No, estaba enfadado en sueños con los míos de aquí; y al verte me parecía que había tenido una visión de Elías. Me había olvidado que ibas a llegar. Sé bienvenido y bien llegado. Ya ves qué mal estoy; mal, muy mal.

He tratado de darle ánimos y le decía  que no cabe otra cosa que aceptar la situación. Y, mientras mis ojos se llenaban de lágrimas, él sacaba fuerzas para seguir hablando con la enfermera, decía que no le apetecía el zumo, pero seguía absorbiendo de pajita para pasar así las 4 o 5 pastillas.

¿Y qué tal tú, Elías, qué tal? Qué podría responderle al ver su estado de salud, cuando a otros Dios nos presenta la vida como un regalo.

Marimar me pregunta por Begoñita y por Javier que tanto les conocían de pequeños cuando vivíamos en la C/ Guelbenzu. Le digo que Begoña se dedica a la terapia visual y a curar casos de ojo vago. Ahí interviene de nuevo Fernando y dice: eso del ojo vago es otra de las causas de mis males. (No sé a qué se refiere).

 Me dicen que aquí el referente es Lauren, que está dedicadísimo a él. La enfermera dice que también en alguna ocasión dice que llamen a Adolfo, que está por ahí abajo en la casa.

 Bueno, hace un ratito hemos tomado un desayuno; Lauren quiere que ahora salude en un curso de Pastoral Afro-ecuatoriano que están dando aquí; después Katty y Lauren quieren que vayamos hasta el Centro del Mundo. Ya veis que la cosa es no parar. Pasar de Lima a Quito se nota por la altitud. Pero estoy bien; aunque afectado por ver a Fernando así; es la cruz que nos pone la vida. Recemos por él confiemos en que Dios haga que pase este dolor.

 Mañana con Katty y Lauren tenemos un programa intenso me dicen que han convocado a varios distribuidores para que podamos compartir un ratito con ellos y hablar en general de todo cuanto estamos haciendo. Seguro que hay mucho que aprender de ellos. Visitaremos también algunas librerías, también hay un encuentro con alguien de la Univ. Católica; y con los de SEMISUD que es esa escuela o universidad Evangélica donde presentaremos el nuevo catálogo de ediciones científicas.

Elías Pérez con Francisco Y tranquilo Adam, que todo va bien, la actividad da vida e ilusión. Lo difícil es sacar tiempo para hacer un informe y contar todo cuanto se vive en estos viajes, y siempre con el catálogo, alguna Biblia, Docat, o folleto de no sé qué en la mano.

Muchos saludos para todos. (Carlos, en Chile pasé por Los Ángeles, nos acordamos de ti. Ya te contaré).

Ya iréis informando de la evolución de mi compañero y amigo Pedro.

 Fraternalmente, un abrazo, Elías

____

Encontramos la foto de Fernando en HISTORIA DE EDITORIAL VERBO DIVINO; Ahí está la constancia de Fernando como director de la EVD:

Fernando Director EVD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.