Dueñas – Madrid – Haití… En Familia

A topeEn el MINI (180)

________________________________________________

La entrada más reciente, son las 15:30; firma Eugenio García:

El silencio de ayer ya ensordece hoy en esta casa, que es la tuya. Este oasis en la provincia de Palencia se ha transformado en el guirigay de besos y abrazos entre medio centenar de familiares encontrados hace más de 30 años. Navarros, Zamoranos, Leoneses, Palentinos, Africanos, Brasileños, Vietnamitas y muchos Cosmopolitas más, nos hemos juntado haciendo familia misionera.  Este oasis llamado Dueñas será por cinco días “Patena de Misioneros del Verbo Divino”. Venid y lo veréis.

____________________________________________________

3 de agosto: Amanece en Madrid despidiendo a Manuel Corral SVD que regresa a México; le espera su parroquia que es catedral con obispo amigo en una diócesis limítrofe  a México Capital.  A Manuel también le espera el estudio: está culminando una tesis doctoral centrada en su propia experiencia pastoral con enfermos paliativos, y que sintetizando en una palabra aporta luz sobre el ‘autoperdón’. Desayunando magdalenas de la familia de Mateo Alejandro, hablamos de los que ya están  veraneando en Dueñas. Seguro que tienen el mismo inicio que aquí: la mejor temperatura de este verano, 19 a 20 grados mientras paseo por los alrededores con EL PAÍS como lectura. Rocío, la kioskera, me dice que abre a la 5:30, y que son los de los bares los primeros que retiran la prensa; vida sacrificada pero de algún modo compensada con una clientela fiel a la que conoce con nombres y procedencia y que siempre tiene minutos para minidiálogos.

Ya en casa, en el ordenador, la otra lectura indispensable celebrada hoy en la Iglesia Universal: “Dijo Jesús: El reino de los cielos puede compararse a una red lanzada al mar, que se llena de toda clase de peces. Cuando la red está llena, los pescadores”…

Y sí, a leer los gmails: destaco éste de Clemencia, desde Haití.

… “Gracias por tu detallada información sobre la nueva parroquia que tenéis en Madrid, y sobre su historia…

Sobre el proyecto de las casas te cuento que continuamos, LENTAMENTE, pero AVANZAMOS. Sí que tuvimos momentos de desconcierto con el cambio del misionero que se encargaba directamente de animar los trabajos y luego de la marcha de los voluntarios que se comprometieron con el proyecto. Pero no por ello nos hemos detenido. Ha bajado el nivel profesional de quienes están construyendo, pero con paciencia y ahora todo con personal haitiano, seguimos en la labor. Creemos que para finales de agosto podrán venir las 8 familias restantes y así se completarán las 12 familias que se habían previsto en la primera fase. La próxima semana tendremos una reunión con estas 12 familias para compartir experiencias y escuchar sugerencias que nos ayudan a mejorar. En lo que ahora estamos más empeñados es en adquirir una bomba para sacar agua del pozo. Éste ha sido ya revisado y se ha comprobado que se dispone de agua buena y en cantidad. Esta es una necesidad que debemos canalizarla como prioritaria en estos momentos. Si Dios quiere, poco a poco lo iremos financiando y lo conseguiremos con el esfuerzo de todos. Vamos trabajando en todo lo que es conservación del medio ambiente y reciclaje de la basura. Y algo que me da satisfacción es ver del espacio de que disponen los jóvenes y los niños para sus juegos y desplazamientos en bicicleta, sin ningún problema. Algo que no podían soñar en los lugares donde antes vivían. Te mando un par de fotos para que veas un poco nuestros “avances”. Y disculpa que”…

En bicicleta por el vilaj

DSC07081

Y como acabo de leer este otro gmail y no lo puedo silenciar, aquí consta, a sabiendas que lo releen en Brasil:

“¿Cómo estás?… Me gustaría una vez más agradecer la acogida y la amistad ofrecida a nosotros durante nuestra estancia con ustedes. Agradecemos a Dios todos los días por haber conocido personas tan amigas y que han demostrado tanta amistad y afecto por dos desconocidos, venidos de tan lejos… Todavía tenemos nostalgia de ustedes y del Camino de Santiago… Saludos a padre José, y Anselmo y Macario y, una vez más, gracias por todo.

Abrazos, Katia Ruggeri/Mirandinha

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.