Casimiro Martínez regresa a Chile; suma allí 45 años y medio

Casimiro Martínez de Arellano y José Esteban Munárriz de Peralta

Aunque estamos en Madrid, hablamos de Navarra la de 1955. Casimiro que se quiere ir para fraile agustino, con el inconveniente que el convento está a tope y andan en obras de ampliación. Le dicen que espere para el próximo año, pero la madre le pide a José Esteban, su sobrino, recién ordenado sacerdote SVD en San Agustín, Alemania, que pregunte a los del Verbo Divino por si tienen plaza para su hijo; y sí, aunque ya es octubre, Carlos Nawrot, rector, lo admite. Antonio Martínez, riojano de Igea, queda comprometido a ponerle al día con los latines y resulta un comer y cantar. Todos felices estrenando caminos convergentes, 1955.

José Esteban estudiaba en el seminario de Pamplona cuando Casimiro Saralegui, director a la sazón de Obras Misionales Pontificias en la diócesis, le habla de una nueva fundación de misioneros. Se pasa del seminario conciliar al seminario misionero de Estella porque quiere ir a las misiones: noviciado en Roma, teología en Alemania, ordenación, destino… Coreses de Zamora.

– – José Esteban, es necesario que te quedes aquí para ayudar en el recién estrenado colegio misionero, al menos algunos años.

Y José Esteban que va a Coreses pero aguanta poco. Consulta en Burgos a los del ‘IEME’ (Instituto Español de Misiones Extranjeras) y en cuestión de pocas fechas marcha a Latinoamérica, a Chile.
Los primos carnales se encuentran en Chile, porque Casimiro recibe su destino misionero SVD allí, comenzando por la ciudad de Los Ángeles, 8 años. Ya lleva en Chile 45 y medio siendo párroco, prefecto de teólogos, maestro de novicios, secretario de misiones, 7 años párroco en Rancagua, la de las minas de cobre de Sewel-El Teniente, 7 años en Osorno al Sur, 5 años y medio en la parroquia del Espíritu Santo en Santiago. Allí regresa mañana; hoy estamos aquí en Corazón de María 19, hablando de nuestros proyectos personales y de los de nuestras Provincias SVD: Chile, España.

¡Es hermoso ver bajar de la montaña los pies del mensajero de la paz! ¡Hay que oír cómo suena esta canción chilena allí, aquí, incluso ahora, 11 de septiembre de 2016.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.