Gozando ya el Domingo

En una sociedad, la occidental, donde Dios puede ser solo un concepto que discutir, la experiencia y la fe cristiana se presenta como una realidad en la que creer, en la que confiar, por la que dirigir nuestras vidas. No podemos decir aquella frase, triste sin duda, de que “Si Dios existe es su problema”, haciendo mofa de algo que nos atañe porque nos afecta. No: los cristianos decimos, “Si Dios existe, es mi problema, porque sé que solo puedo vivir en su presencia, ante él, abierto a él, escuchándole a él”. Dios no es el motivo de nuestra desesperación, sino todo lo contrario, el motivo de nuestra esperanza.

EUCARISTÍA

Eucaristía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.