“Si quieres la Paz, trabaja por la Justicia y la Integridad de la Creación”

La solidaridad frente a la indiferencia. La justicia frente al abuso. El amor frente al odio, la tolerancia frente a la discriminación. La conciencia ecológica frente a la destrucción del planeta y polución del medio ambiente, etc. No se puede resumir con una sola frase los compromisos de los participantes al V Encuentro Misionero “Y la Palabra se hizo carne” celebrado, como de costumbre, en Dueñas, del 12 al 14 de 2012.
De hecho, este año, el tema del encuentro fue “Justicia, Paz e Integridad de la Creación”, una de las dimensiones especificas de los Misioneros del Verbo Divino.
Con la crisis económica y de valores como escenario global en nuestra sociedad, nosotros, como familia misionera del Verbo Divino y Siervas del Espíritu Santo, hemos querido poner el acento en las respuestas que hemos de aportar para que este planeta sea un lugar habitable para todos.
Para ello, desde de la Palabra de Dios, donde Jesús nos presenta las Bienaventuranzas (Mt 5, 1-11), en pequeños grupos reflexionamos sobre cómo hemos de ser “bienaventuranzas” en este mundo donde los pobres y débiles están marginados, donde hay más victimas de violencias de todo tipo, donde hay guerras, donde hay discriminación por razón de sexo, de raza, religión, etc. v_encuentro_3
Las grandes problemáticas del siglo XXI salieron a la luz en cada grupo. Fueron temas de discusión, pero también aportaron luz y esperanza para afrontar un futuro cada vez más incierto. De las charlas salieron temas como el hambre, la inmigración y uno de mención especial, por ser monográfico de varias presentaciones y recomendaciones en el encuentro: el cuidado del medio ambiente.
También durante las jornadas hubo espacio para momentos de silencio, en el que todos pudimos pensar sobre lo que somos y cómo debemos actuar de acuerdo a la Palabra de Dios en nuestra realidad cotidiana. No hemos querido sólo centrarnos en una pura descripción de los hechos, sino actuar. Actuar hoy y ahora.
Tanto en la Biblia como la historia hay personas que siempre nos han inspirado por su vida de fe y de entrega a los demás. Pero cerca de nosotros, en nuestras familias, pueblos, etc. hay personas que, aunque no se habla mucho de ellas, hacen una labor importante para miles y miles de personas. Son artesanos de paz de justicia. Dos misioneros del Verbo Divino, Roberto y José y una Hermana Misionera Sierva del Espíritu Santo, Mª José, nos hicieron partícipes de momentos de especial emoción. Nos hablaron de su trabajo en los barrios pobres, su lucha diaria por la justicia y la defensa de los débiles, etc. Escuchándoles, nos transmitían esperanza y fortaleza en la consecución de un mundo más justo para todos.
Roberto, nos animó a empezar a trabajar por la justicia con un espíritu inconformista: “la indignación es una actitud evangélica”. Para ello, “hay que estar fuerte espiritualmente”. Nos invitó también a vivir la Iglesia más allá de lo eclesial. Acertadamente, resumió la jornada de este año subrayando dónde está nuestro lugar: “nuestro altar es la humanidad”.
Un año más, poco a poco, el pájaro hace su nido. El encuentro misionero va tomando cuerpo y fuerza. Despierta en nosotros la conciencia y el compromiso misionero.
v_encuentro_1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.